Noticias, TOP

En Colombia: 857 INFARTOS AL DÍA SE REGISTRAN

Por año, el infarto es responsable de 29 mil muertes, lo que en promedio representa 80 decesos diarios. El 49% de los infartos deben su origen a la existencia de dislipidemia.

 

 

 

 

 

 

Maria Camila Tinoco

Especial

Según un informe entregado por el DANE, la principal causa de defunción en Colombia son las enfermedades isquémicas de las cuales hace parte el infarto. Así, de los 202.199 fallecimientos ocurridos en 2016, el 16,3% fueron por esta causa. 

Aunque el Ministerio de Salud considera el infarto como un problema de salud pública, las cifras continúan siendo altas. Para Luz Victoria Salazar, presidenta de ACOPEL y fundadora de la Red Colombiana de Hipercolesterolemia Familiar, RedCol HF, pese a los esfuerzos de los distintos actores del sistema de salud, no se han abarcado todos los factores que pueden causar un infarto.

«El tema del colesterol y el gran protagonismo que tiene en el desarrollo de los eventos cardiovasculares, ha sido un tema olvidado. Es necesario crear una alerta alrededor de las cifras de mortalidad por causa del infarto y generar un llamado para el control de los factores de riesgo como es el colesterol», cierra Luz Victoria.

Frente a este panorama, nace la campaña «Infarta2: una segunda oportunidad», donde Acopel y su red de pacientes RedCol HF buscan vincular a los diferentes actores y a la ciudadanía alrededor de la prevención del infarto vigilando y controlando su principal causa, como son los niveles elevados de colesterol.  «Se requiere que las personas asistan al médico y que este incluya dentro de sus exámenes de control un perfil de lípidos para vigilar factores de riesgo que podrían ser causantes de un infarto».

Dentro de los factores de riesgo que pueden generar la aparición de un infarto, está la dislipidemia, el principal factor de riesgo asociado a un infarto y sobre todo a un re infarto considerándose que el 49% ocurren por niveles elevados de colesterol, seguidos por obesidad, diabetes, e hipertensión.

Así, los niveles altos de colesterol son un factor implicado directamente con el desarrollo de infarto en Colombia. Diferentes estudios desarrollados en el país muestran que  en la población mayor de 15 años, del 24 al 39% tienen niveles altos de colesterol cifra que se aumenta con el incremento de edad. 

Suele atribuirse la subida del colesterol a la existencia de pésimos hábitos relacionados con la alimentación o el sedentarismo. Sin embargo existen factores genéticos que también son los responsables del aumento del colesterol produciendo Hipercolesterolemia Familiar. Enfermedad que debe tener un abordaje que va más allá de cambio de hábitos.

Dentro de los componentes del colesterol el factor sobre el que debemos  generar un máximo control es el LDL o también llamado colesterol malo, y debe considerarse como objetivo disminuir los niveles de forma estricta. De hecho se ha comprobado que una disminución de 39mg/dl de colesterol LDL reduce en un 22% la probabilidad de infarto.

Frente a este panorama, Julio Pérez, presidente del Instituto Cardiovascular del Cesar, afirma que es necesario hacer una estrategia focalizada a la prevención y educación de buenos hábitos desde la infancia. «Es necesario desarrollar un programa que realmente incentive un control médico en los niños para vigilar de cerca su salud.  Si no le damos vuelco al chip, si no modificamos los hábitos, no lograremos cambios importantes», complementa el Dr. Pérez.

«Es cierto que se ha desarrollado una fuerte labor en la prevención buscando incentivar buenas costumbres alimenticias. Sin embargo, para algunos pacientes no solo basta una buena dieta para controlar los niveles de colesterol elevado», añade Luz Victoria.

Se calcula que diariamente se producen 857 infartos en Colombia; lo que representa aproximadamente 313 mil casos al año. De igual modo, 2 de cada 10 personas sobrevivientes a un infarto experimentarán otro evento en menos de un año.  En su mayoría, la aparición nuevamente de un ECV se debe a no seguir las recomendaciones pertinentes; entre las que se encuentra  control de la alimentación y la disminución de los niveles de LDL.

«Lo primero que debe hacer el sistema de salud para apoyar al paciente infartado es fortalecer el control alrededor de los programas de apoyo para los pacientes infartados”, resalta Luz Victoria. “Deben tener una rigurosidad y ser estrictos sobre las recomendaciones; conocer a cabalidad la causa del infarto y hacer el seguimiento adecuado».

De igual modo, para el Dr. Pérez es también responsabilidad del paciente continuar el tratamiento indicado. «Hoy en día existe la rehabilitación cardiaca, que se resume en acompañamiento al paciente para capacitarlo alrededor de su enfermedad y suscitar en él, buenos hábitos. Sin embargo, en Colombia es muy débil este tipo de apoyo, principalmente por que los pacientes no asisten», concluye.

El sexo raramente provoca infartos y la mayoría de las personas que sufren un ataque al corazón pueden retomar su actividad sexual, según un estudio divulgado  por la publicación  «Journal of the American College of Cardiology“.