Actualidad, TOP

Framingham: LA MEJOR BODEGA DE NUEVA ZELANDA 2019


Framingham Pinot Noir está elaborado con un procedimiento poco convencional, el cual tiene en cuenta en su elaboración los tallos de la vid, que le suman taninos aromáticos a los que se les atribuye una sensación de terciopelo en boca.  Finalmente, el caldo pasa por barriles ahumados donde se incorporan notas de arándanos, cerezas y ciruelas. Un vino perfecto para maridar con carnes como cordero, pato y salmón.

 

 

 

 

Catalogada por expertos vinícolas como una de las mejores bodegas de Nueva Zelanda, Framingham fue nombrada por The Real Review, la alianza de críticos independientes del continente de Oceanía como La mejor Bodega de Nueva Zelanda 2019, y no es para menos, la novedosa bodega tiene un estilo propio de viticultura donde combina música, arte y enología en un solo lugar.

“Revisamos alrededor de 10,000 vinos cada año, y estamos encantados de ver tantas bodegas que producen vinos de excelente calidad y que son merecedoras del Certificado de Excelencia Real Review que se otorga a un selecto grupo de bodegas que producen constantemente un excelente vino”, publicó Bob Campbell, crítico y escritor principal de Real Reviews.

Leyendas de la música y el vino

Framingham es una bodega particular. Dentro de sus instalaciones originales desde 1981, mezcla los emblemáticos viñedos ecológicos de uva Riesling característicos de los suelos de Marlborough en Nueva Zelanda, con la biblioteca de vinos personalizada de la familia y una sala particular donde ensaya la banda exclusiva de la bodega, Renwick Nudes.

“Framingham es una bodega única, sus principales bodegueros: Andrew Hedley, Enólogo jefe y James Bowskill viticultor principal de la bodega son amantes de la música y el vino. Andrew por ejemplo es químico orgánico y enólogo autodidacta enamorado de la cepa Riesling y la música Punk, por su parte, James fue reconocido como el Joven Viticultor del Año en 2011 pero ocupa su tiempo libre del viñedo practicando en la sala de la banda donde se desempeña como bajista desde 2008.

Si bien la bodega rompe con las tradicionales formas de hacer y vender vino en el mundo, Framingham es una reconocida bodega con un nuevo enfoque que está abriendo mercados internacionales con un sello único que destaca las características de un vino 100% ecológico con equilibrio, aroma, textura y complejidad en cada entrega.

“Al combinar pequeños lotes de frutas de diferentes partes del viñedo, construimos profundidad de sabor y textura. Y al utilizar técnicas experimentales y opciones de fusión, asumimos riesgos. ¿Y el resultado? Vinos ricos y expresivos que nos encanta beber”, manifestó Andrew Hedley.

Ciertamente, la fusión de nuevas e innovadoras técnicas de preparación de los caldos, han llevado a que la Bodega expanda su alcance llegando incluso al mercado colombiano, que gracias a la firma Wine&Co presenta en el país: Framingham Classic Riesling, Framingham Sauvignon Blanc y Framingham Pinot Noir cepas tradicionales que gozan de la frescura y riquezas minerales del suelo neozelandés.

Por su parte, Classic Riesling es un caldo preparado con las vides más antiguas de Nueva Zelanda que se seleccionan a mano y destacan diferentes características de frutas frescas como el limón y la mandarina, con un final de pedernal y grafito. Así mismo, el Framingham Sauvignon Blanc, es un vino de notas cítricas como el maracuyá, toronja y minerales, con un toque de fermentación sobre las pieles y un recorrido rápido dentro de barriles de roble. Estos dos vinos son acompañamientos perfectos con carnes blancas, ensaladas, comida asiática y de mar.

A su vez, Framingham Pinot Noir está elaborado con un procedimiento poco convencional, el cual tiene en cuenta en su elaboración los tallos de la vid, que le suman taninos aromáticos a los que se les atribuye una sensación de terciopelo en boca.  Finalmente, el caldo pasa por barriles ahumados donde se incorporan notas de arándanos, cerezas y ciruelas. Un vino perfecto para maridar con carnes como cordero, pato y salmón.

Sin duda, esta bodega seguirá captando la atención de los amantes del vino que les interesa innovar y experimentar el trabajo de enólogos jóvenes que le apuntan a un vino moderno y único.

Una bodega particular. Dentro de sus instalaciones originales desde 1981, mezcla los emblemáticos viñedos ecológicos de uva Riesling característicos de los suelos de Marlborough en Nueva Zelanda, con la biblioteca de vinos personalizada de la familia y una sala particular donde ensaya la banda exclusiva de la bodega, Renwick Nudes.