Noticias, TOP

La Comunidad de Urabá: SIGUE EN PARO TOTAL

El Urabá antioqueño han ocurrido desde la noche del miércoles 3 de enero acciones y levantamientos populares en protesta contra la medida impositiva del Gobierno Nacional de poner a funcionar tres peajes en la carretera principal que une al eje bananero con la Medellín, capital del departamento de Antioquia.

 

 

 

 

 

Hernán Durango
 
En los municipios y corregimientos de la región del Urabá antioqueño han ocurrido desde la noche del miércoles 3 de enero acciones y levantamientos populares en protesta contra la medida impositiva del Gobierno Nacional de poner a funcionar tres peajes en la carretera principal que une al eje bananero con la Medellín, capital del departamento de Antioquia.
 
En Chigorodó los habitantes bloquearon el puente principal, quemaron llantas y enfrentaron a la fuerza pública. En la refriega cayó asesinado el joven Eliecer Salas “El Rollo”, ayudante de buseta, cuyos familiares exigen que se investigue el crimen ya que –los familiares- sostienen que fue baleado y desde las autoridades se afirma que murió apuñaleado. Simultáneamente se desarrollaron bloqueos en otros puntos de la región, pero el de mayor impacto fue en Currulao (Turbo) donde igualmente los habitantes enfrentaron a los agentes de la Policía Nacional (Esmad).
 
El crimen del joven trabajador de Chigorodó y la ausencia de canales de dialogo por parte de las autoridades departamentales y nacional caldearon los ánimos, desatándose desde tempranas horas del dia jueves 4 de enero puntos de manifestaciones en toda la región, especialmente en Chigorodó, Apartado  y Carepa donde bloquearon con llantas, piedras, árboles y toda clase de elementos el paso de vehículos.  En horas de la tarde diversas organizaciones sociales circularon por las redes sociales una convocatoria abierta a los pobladores para realizar manifestaciones públicas a partir de las 6 de la tarde con puntos de concentración establecidos públicamente en cada municipio de la región del Urabá antioqueño.  Esta el grupo de la convocatoria se denominó Grupo de Resistencia Ciudadana, cuyas invitaciones contaron con la participación masiva de miles de ciudadanos que gritaban la exigencia de la reubicación de los peajes instalados por la Agencia Nacional de Infraestructura ANI.
 
Pasadas las 9 de la noche era imposible el tránsito vehicular por la carretera central de la región. Las comunidades se habían volcado a bloquearla en distintos puntos  y se conocía ya que para las próximas horas se unirían a las manifestaciones los campesinos e indígenas de los municipios de Mutatá y Dabeiba en voz de apoyo y solidaridad con la justa lucha contra la nueva carga tarifaria que significan las casetas de peajes.
Bloqueos en toda Urabá.
 
Las autoridades de la región,  el Gobierno departamental y nacional, en reunión del Consejo de Seguridad, dan paso a sus políticas de presión y chantaje contra los manifestantes. Es bueno recordarles que el derecho a la libre protesta y manifestación es norma constitucional y en especial el derecho a reclamar para que desde el alto gobierno se escuchen las propuestas de la ciudadanía frente al nuevo atraco o despojo de sus bolsillos representado en el cobro de las tarifas de esos peajes que el gobierno se niega a reubicar.
 
Las autoridades de la región,  el Gobierno departamental y nacional son y serán las únicas responsables de todo lo que ocurra en la región y las consecuencias que de este conflicto social se produzcan. Aún es tiempo de retomar la mesa diálogo y concertación y para ello se requiere la mediación de sectores de a sociedad urabaense como la iglesia católica y organismos nacionales defensores de la paz y  de los derechos humanos.