Destacadas, Editorial, TOP

NOTA EDITORIAL: JAMES: UN EJEMPLO

NOTICAEDITORIAL

La nueva generación del deporte colombiano, que, en su mayoría absoluta se viene formando en el exterior, es un buen ejemplo para todos los habitantes de este bello país.

Hoy, James Rodríguez,  según afirmó Maradona, entre otros expertos del fútbol,  es de lejos el mejor jugador del Mundial de Brasil 2014, por encima de las preferencias de la nueva mafia denominada FIFA.

James, Falcao, Cuadrado, Ospina, entre otros, han demostrado un cambio de actitud; tienen mente ganadora y, sobre todo, son modestos y disciplinados.

Hasta hace poco estábamos acostumbrados a que nuestros deportistas que se destacaban eran los protagonistas de escándalos, simple y llanamente por cuanto la educación y la cultura de la corrupción que se ha tomado todo el país, exigía esos lamentables resultados.

Ahora, nuestros deportistas logran asimilar la cultura y la disciplina que tienen los deportistas y las personas en general, especialmente en Argentina y Europa. Qué bueno sería que lográramos, como lo ha logrado nuestra nueva generación de deportistas, desechar de una vez por todas la cultura y educación mafiosa que busca el dinero fácil sin importar el medio.

Otros deportistas, como los ciclistas, también se están destacando en el panorama mundial, como Nairo Quintana y Rigoberto Urán, quienes también de manera efectiva han asimilado la buena cultura y hoy por hoy son destacados en el ámbito mundial, sin la ayuda de las instituciones colombianas, sino por parte de la empresa internacional.

El ejemplo de James y todos los deportistas colombianos que han cambiado de mentalidad es un claro ejemplo que debe tomar la sociedad en todos sus sectores para cambiar de mentalidad y olvidarnos de esa detestable página de la historia que hoy todos lamentamos en Colombia.

Es necesario que las autoridades gubernamentales y la empresa privada del país miren a nuestros deportistas, que tienen «madera» para sobresalir en el campo internacional. De la mano con el apoyo para el deporte, lo más importante es cambiar de actitud, pensar positivamente y tener una mentalidad ganadora a través del esfuerzo y la disciplina.

Colombia debe cambiar en todas sus formas como consecuencia del lamentable resultado de la violencia, que se han convertido en una guerra fratricida y que deja a la población más vulnerable como la afectada.

Aprovechemos este buen ejemplo de nuestros destacados deportistas. Colombia es un país con enorme recurso humano, que necesita airearse en materia de cultura y educación, y abandonar de una vez por todas esas culturas mafiosas impuestas por el narcotráfico y el paramilitarismo sanguinario.

James y los buenos deportistas que nos han demostrado estupenda calidad humana son el ejemplo que deben seguir nuestras nuevas generaciones para salvar a Colombia de la crisis que nos ha tocado soportar.