Internacional, TOP

Japón: TIEMPOS DE CEREZOS EN FLOR

Hojas de otoño (Moniji)  en Kongōbu-ji, Monte Koya. Declarado Patrimonio de la Humanidad 

 

 

Orbedatos

Agencia de Noticias

Las calles de Japón se ponen rosadas en septiembre. Toda la nación espera la floración de los cerezos. Es una de las épocas más lindas para el pueblo nipón.

Les trae a la memoria muchos acontecimientos de su historia, de sus romances, de sus vidas, de las ideas y venidas de tantas personas.

A pesar de los últimos acontecimientos catastróficos, de sus luchas contra la naturaleza, Japón no se rinde y sigue adelante.

El turismo en Japón es considerado el mejor de Asia y cuarto a nivel global según el Índice de competitividad en Viajes y Turismo. Además obtuvo puntuaciones relativamente altas en casi todos los aspectos, especialmente en salud e higiene, seguridad y protección, recursos culturales y viajes de negocios.

En el 2019, le llegaron 34,03 millones de turistas internacionales, cifra difícil de alcanzar. Cuenta con 19 sitios del patrimonio mundial, incluyendo el castillo de Himeji, los monumentos históricos de la antigua Kioto y Nara. Las atracciones turísticas más populares incluyen Tokio e Hiroshima, el Monte Fuji, estaciones de esquí como Niseko en Hokkaido, la isla de Okinawa.

Durante muchos años el turismo ha sido una industria periférica, pero a partir de las declaraciones del entonces primer ministro Jun’ichiro Koizumi en el año 2003, se habían comprometido a llevar a cabo una serie de políticas dirigidas a este sector para lograr un «país orientado al turismo», donde el Gobierno lo adoptó como concepto central en sus políticas.

Si en primavera fue el ´hanami` en otoño es momento del ‘momiji’, palabra que alude al enrojecimiento de las hojas del arce japonés, que pasa del verde al rojo intenso durante el otoño.

El país asiático celebra estos días una de sus tradiciones más arraigadas: el arte de disfrutar de la floración de los cerezos.

La periodista Cristina Delgado de El Heraldo lo describía en estos días.

«Japón se rinde estos días a los cerezos en flor. En el país asiático es tradicional el ‘hanami’, el disfrute de la belleza de las flores, pero el caso de los cerezos es tan especial que la palabra ha pasado a designar la época de floración de estos árboles, muy habituales en aquellas latitudes, protagonizan un esplendoroso y delicado estallido de florecillas blancas y rosadas».

Es difícil encontrar un parque japonés que no cuente con una zona dedicada a los cerezos. Y en esta época, los nipones peregrinan a estos pequeños paraísos primaverales para pasear, hacerse fotos o disfrutar de un picnic en familia a la sombra de las flores. La flor del cerezo dura muy pocos días, pero los jardineros combinan diferentes tipos de árbol para alargar en lo posible la temporada.

El ‘hanami’ representa el final del invierno y la llegada de la primavera y por eso la mayoría de las celebraciones relacionadas con esta tradición se llevan a cabo al aire libre, bajo los árboles floridos.

La fecha de floración de los cerezos cambia según el clima de cada zona del país. Comienza en Okinawa, al sur, y va subiendo poco a poco hacia el norte. Los últimos árboles en mostrar sus flores son los de la isla de Hokkaido, la más septentrional del archipiélago.

La información sobre el ‘hanami’ es tan importante para los japoneses, que la agencia nacional de meteorología ofrece las previsiones de floración en las distintas regiones del país. De este modo, los ciudadanos están preparados para disfrutar de la explosión de la primavera en sus parques.

Como Japón, internet también se ha llenado esta semana de ‘sakura’ (crerezo en flor, en japonés). Y aunque no hay nada como ver los árboles al natural, también a través de las redes sociales puede apreciarse el espectáculo que supone el ‘hanami’, explicaba la comunicadora admirada por tanta belleza.

NO SE VAYA SIN DEGUSTAR SUS PLATOS

Uno de los puntos de mayor atracción en Japón es su variada, fina y minuciosa comida. Cada uno de sus platos quiere representar una obra de arte para ellos. No sólo en su preparación, sino también en su emplatado.

La gastronomía japonesa se volvió popular en todo el mundo, ya que ofrece un sinfín de sabores exóticos que son muy llamativos para el paladar occidental. Además de tener tantos platos peculiares y deliciosos, muchos de estos son realmente sanos, y es por eso que nos interesa probarlos. Así que para conocer un poco más a la cocina del país nipón, veamos a continuación algunos de sus platillos más típicos.

La página mirandohaciajapon.com hace una serie de recomendaciones a quienes visitan Japón por primera vez.

El Udon es un plato a base de fideos gruesos de harina que se sirven normalmente en caldo de pescado, salsa de soja y mirin, al cual se le agregan otros ingredientes como cebolla de verdeo y tofu. Hay muchísimas versiones de este plato, y una es más apetitosa que otra.

El onigiri es simplemente una bola de arroz rellena con diferentes ingredientes como atún, anguila, salmón o verduras entre otros. Generalmente tienen forma de triángulo u oval, y se las envuelve con alga nori. Es una comida muy sencilla y económica.

El okonomiyaki es un plato originario de la región de Kansai, y contiene diferentes ingredientes, entre ellos calamar, carne de cerdo, bacon y camarones. Pero los vegetales juegan un papel importante en este plato, ya que también contiene generosas cantidades cebolla de verdeo, brotes de soja y repollo. Esta comida está cubierta de una salsa color negra llamada «Salsa okonomiyaki» y en muchos casos también se le pone mayonesa.

Los bentō son muy comunes en la cocina japonesa. Se trata de raciones de comida para llevar, que contienen normalmente arroz, pescado, carne y vegetales. En algunos casos los alimentos poseen diseños muy llamativos, formas elegantes y hasta formas de personajes de anime. Los alimentos se ubican dentro de una caja, o recipiente llamado Bentōbako, que puede estar hecho de madera y en muchas ocasiones de plástico.

El ramen se hace con unos fideos que originalmente llegaron a Japón desde China. El plato contiene un caldo delicioso con raciones de carne de cerdo, huevo, pasta de pescado y varias verduras, entre ellas cebollas, ajo y hasta algas. Es una comida muy nutritiva.

El sushi es muy conocido en el mundo entero y seguramente cuando nos hablan de comida japonesa, se nos viene la imagen de este plato. El sushi consiste principalmente en arroz de grano redondo (Gohan), envuelto en alga nori con diferentes ingredientes, dependiendo de la clase de sushi que se haga. Por ejemplo; salmón, atún rojo, kani-kama, huevas, palta, entre otros pescados y vegetales.

El tonkatsu es otro de esos platos que a los occidentales nos puede llegar a gustar mucho. Su sabor e ingredientes son un poco más cercanos a la cocina de nuestros países, pero no deja de tener ese estilo tan característico de la cocina japonesa. Es por eso que no debes dejar de probarlo si vas a Japón o a algún restaurante de tu país en donde lo sirvan. Este plato es básicamente un milanesa de chueta de cerdo rebosada en pan rallado japonés y frita. Se la sirve cortada en trozos con arroz o vegetales.

Tokyo