Actualidad, TOP

Hacer ejercicio puede evitar: CINCO MILLONES DE MUERTES AL AÑO

Ejercicio base de una buena salud. 

 

 

 

La actividad física mejora la salud física, mental y social y el bienestar general; ayuda a prevenir enfermedades y reduce la carga sobre los sistemas de salud. Según los responsables de la Organización Mundial de Salud se podrían evitar hasta 5 millones de muertes al año si la población mundial fuera más activa.

Los responsables de la agencia de la ONU aseguran que teniendo en cuenta esas cifras, «la actividad física ya no se puede considerar como un componente ‘bonito’ para incluir en la política pública».

Y añaden que la práctica del deporte «es un componente esencial de la ‘Salud para todos’, que es el credo de la Organización Mundial de la Salud para lograr poblaciones más sanas y un planeta más saludable. En resumen, es tiempo de velar por que la actividad física sea imprescindible».

Sin embargo, muchas personas viven en zonas con poco o ningún acceso a espacios donde puedan caminar, correr, ir en bicicleta o realizar otras actividades físicas de forma segura. Y cuando existen esas opciones, puede que no se hayan desarrollado para satisfacer las necesidades de los adultos mayores o las personas con discapacidad.

Las estadísticas muestran que uno de cada cuatro adultos de todo el mundo no realiza la actividad física suficiente que le permita aprovechar sus beneficios y revelan que, en todos los países, las mujeres, los grupos étnicos minoritarios, las comunidades desfavorecidas y las personas con discapacidades o enfermedades crónicas tienen más probabilidades de permanecer inactivas.

Por ejemplo, las mujeres son menos activas que los hombres, con una diferencia de más del 8% a nivel mundial (32% hombres frente a 23%, mujeres). Los países de renta alta son más inactivos (37%) en comparación con los de renta media (26%) y los de renta baja (16%).

La injusta desigualdad

La pandemia de Covid-19 ha puesto de manifiesto las desigualdades ya existentes agravándose en las personas y las comunidades vulnerables. Los responsables de la Organización Mundial de la Salud recuerdan que demasiadas personas viven en comunidades con calles inseguras para peatones y ciclistas, con acceso deficiente a espacios públicos abiertos, y programas e instalaciones inasequibles para realizar ejercicios o practicar deportes.

«Esto es injusto y debe cambiar», aseguran.

La actividad física mejora la salud física, mental y social y el bienestar general